Viena y sus maravillas reposteras

Publicado el 3 January 2016
Archivado en con encanto | Salir del comentario

Viena es una maravilla en cuestiones de repostería y prueba de ello es su deliciosa tarta Sacher original, esponjoso pastel de chocolate con mermelada casera de albaricoque y una cobertura de chocolate fundido es el pastel más conocido de Austria. Y la cosa no queda aquí ya que se ha convertido en un emblema de Viena que se ofrece desde el año 1832 en el legendario Hotel Sacher, justo detrás de la Ópera. Así que el país nos ofrece sus rutas pasteleras de fabulosas tartas y bizcochos.

Así como la Sacher es famosa en el mundo entero, otra receta sabrosa y secreta es la de la tarta Imperial. Según parece, en 1873, un joven pinche de cocina la preparó en honor del emperador Francisco José I, con motivo de la inauguración del Hotel Imperial de la avenida Ringstrasse.

1208

 

El dulce ne cuestión tiene varias capas de masa de almendra rellenas de cacao y mazapán, con un glaseado de chocolate. Una explosión de delicioso sabor.

Y de camino que estamos en Viena seguimos nuestra ruta de los mejores postres en El Grand Hotel de la capital, con el bizcocho Grand Guglhupf, cuya receta es secreta y no revelada jamás. Además de mantequilla, azúcar, harina y huevos, este postre lleva vino tinto y canela. En el hotel se pueden comprar y te la engalanan para regalar.

Y por último te presentamos uno de los grandes, el grupo hotelero de lujo Ritz-Carlton que crea un pastel propio en cada uno de los 86 hoteles que posee en todo el mundo. El de Viena, pasó a formar parte del grupo de pasteles nobiliarios de la ciudad. En este caso su pastel promesa tiene una mezcla chocolate negro con trocitos de naranja, y que se bautizó con el nombre del hotel, Ritz-Carlton.

 

Comentarios

No hay mas respuestas